Del perdón

Del perdón

El Perdón: Es Una Poderosa Llave Para tener Paz  

¡El Perdón, es un don de Dios y una decisión humana! Es un don de mucho valor. Yo perdono, pero no olvido –perdón falso-, es tan grande la herida que hay en mí, que no puedo olvidar y menos perdonar; estas son algunas de las frases que escuchamos a diario, pensar que muchos nos llenamos de odio, rencor y resentimiento que no podemos perdonar.

Dado principios y valores (universales y culturales), el valor del perdón intenta sanar una herida abierta y liberar de un resentimiento, esto no es posible si no se hace libremente. El perdón depende de la libertad, la caridad y la misericordia del ofendido. El perdón es renunciar a la indignación y los resentimientos que causan una ofensa o agresión. Nace del ofendido, pues solo él puede liberarse de los sentimientos que tenga contra el ofensor, superarnos a nosotros mismos.

El mundo actual parece estancado en el pasado e inmerso en los problemas del presente, sin capacidad de proyectarse hacia delante.  Cada vez más se nos impone manejar con sabiduría los problemas del presente y mantener fija la mirada y el rumbo hacia el futuro.

Contextualizando nuestra realidad, una sociedad envuelta en diferentes formas de violencia (política, física, mental, económica, religiosa y psicoafectiva entre otras), somos una “cultura de la violencia”, que difícilmente entendemos, comprendemos y menos vivenciamos el perdón, una sociedad marcada por el machismo, de patriarcados y que nos llevaron en muchos casos a la pérdida de identidad, dignidad y autoestima.

El perdón libera, es soltar odios, rencores, indignación y resentimientos; en el mejor de los casos quien ofende se arrepiente (no volverlo hacer) y pide perdón; desafortunadamente el no perdonar nos afecta, contagia y nos lleva en muchos casos a enfermedades psicosomáticas, donde es afectada entre otras nuestra salud mental, nuestra paz y bienestar general, quedamos atrapados en el pasado; el perdón debe llevarnos a la reconciliación, con nosotros mismos y con el gran Arquitecto, de esta forma tendríamos un mundo más pacífico y armonioso, tendríamos Paz.

La reflexión que debemos hacernos es: ¿soy parte del problema o de la solución?  Tengo la capacidad de impactar para transformar y en el mejor de los casos con ejemplo, ejemplo de vida, ¡soy parte del problema y de la solución!

Recuerda visitar mi canal de YOUTUBE

También me puedes encontrar en  FACEBOOK y en Instagram INSTAGRAM

Para leer más artículos haz click AQUÍ

Puedes leer mi biografía haciendo click AQUÍ y si quieres contactarme hazlo a través de este LINK