Identidad y tecnología en covid-19 , Perdida a la privacidad   

Identidad y tecnología en covid-19 , Perdida a la privacidad   

La globalización rompió con fronteras y barreras, pero de la noche a la mañana un tal virus llamado COVID-19, que deambula en forma agresiva por todos los países del mundo, sembrando dolor, angustia y muerte en cada lugar donde llega.

Nos llevó forzadamente y en forma estricta, a barreras imaginarias, fronteras de “distancia social” y lo peor a una retención domiciliaria voluntaria u obligada, entre otras por políticas públicas en aras de salvaguardar la vida.

Cuando vemos la actual o futura tecnología según sea el caso, las actuales tecnologías de la información y la comunicación llegan mucho más allá que las fantasías y de ello la 5G (gran lucha de poderes), nos damos cuenta que por este virus en referencia, estamos perdiendo el “derecho a la intimidad”, entre otras porque debemos informar donde estamos, cómo y con quien.

Pero peor aún, nuestro celular “teléfonos móviles” (dispositivos electrónicos de rastreo) informan de nuestros movimientos, no solo físicos, sino comerciales, financieros, de nuestras conversaciones y de ello las “redes sociales”, estamos perdiendo nuestra intimidad e identidad  por un número más xxx, en virtud  al Nuevo Orden Mundial.

El gran reto de estas circunstancias, entre otras por conservar la vida, es cómo en poco tiempo evitar el implante en nuestro cuerpo del famoso Chips 6… y de ello la vacuna para contrarrestar el Coronavirus COVID-19, no sabemos por cuanto tiempo estaremos así, ¡todo es incierto!

En 1968, Naciones Unidas dictó una Resolución sobre los peligros que derivan del uso de las nuevas tecnologías y la protección de los derechos fundamentales como ser el honor y la intimidad (zona espiritual íntima y reservada de una persona o de un grupo, Real Academia Española).

Donde se llegó a la conclusión de buscar estudiar los peligros que representaba para los derechos humanos.

Las leyes de protección de datos nacen para proteger al titular en cuanto a su intimidad personal, restringiendo la circulación de datos sin autorización. En la actualidad, las redes sociales han puesto en duda la definición de lo íntimo.

El diccionario de la real academia de la lengua española define la privacidad como “el ámbito de la vida privada que se tiene derecho a proteger de cualquier intromisión”.

¿Qué garantías tenemos como usuarios de tecnología y redes sociales de que lo que es privado siga siendo privado?

Lamentablemente ninguna, tener una vida privada en el mundo digital “cada vez es más difícil, por no decir imposible”.

 

Recuerda visitar mi canal de YOUTUBE

También me puedes encontrar en  FACEBOOK y en Instagram INSTAGRAM

Para leer más artículos haz click AQUÍ

Puedes leer mi biografía haciendo click AQUÍ y si quieres contactarme hazlo a través de este LINK