¡Experticia!

¡Experticia!

Hace unos años en una charla cualquiera un grupo de amigos se enteró que la participación de Colombia en la construcción del pensamiento científico mundial, escasamente llegaba al 0,001 %. Este hecho nos hirió en la dignidad nacional. Y fue cuando nos prometimos hacer esfuerzos individuales y colectivos para apostarle a la creación de acciones estratégicas que elevaran este nimio porcentaje de aporte a la ciencia, y por supuesto a la humanidad en la construcción de pensamiento especializado, es decir experticia, como estrategia investigativa y operativa hacia la excelencia, para afirmar la calidad, la eficiencia, la eficacia y la competitividad.

El termino Experticia se ha familiarizado con el conocimiento, pero es de anotar que su raíz viene de la jurisprudencia en el entender de “un concepto especializado por un experto, concepto/prueba pericial, expertise”, entre otras porque se considera como parte de un proceso; empoderamiento y experticia en determinadas áreas.

El diccionario de americanismos de la Asociación de Academias de la Lengua Española recoge además el término experticia, de uso en varios países de América, como ‘cualidad de una persona o de una empresa en la que se unen la experiencia y la pericia en un campo’. Experiencia, pericia, experticia, alternativas a expertise.

Dada claridad sobre la representatividad y responsabilidad de la experticia, más que del mismo concepto y teniendo en cuenta la neurociencia y la neuroeducación, tenemos esa responsabilidad por lo menos aquellos que estamos en la construcción de pensamiento como factor multiplicador en una educación para la vida más que para el trabajo, nos asiste esa responsabilidad hacia la eficiencia, la eficacia y la competitividad, en donde los dones y talentos son base fundamental.

Se conoce también por experticia a la habilidad experta en determinada área de conocimiento o tarea. Este término se utiliza para describir a aquella persona que cuenta con conocimiento y pericia en un campo específico. … Esto quiere decir, que una persona con experticia cuenta con amplia experiencia en su trabajo, estudio, investigación.

Nuestra reflexión final, es si estamos comprometidos en estos procesos, entre otras que propendan por una calidad de vida y la felicidad, en el entender que nos gozamos y hay pasión por lo que hacemos. En este orden de ideas fácilmente podríamos evaluarnos por nuestra experiencia o experticia; la experiencia es un recurso fundamental en el individuo su práctica nos da conocimientos, habilidades y métodos que nos proporcionen herramientas útiles para el desempeño laboral y personal, y, la experticia es la actividad desarrollada por personas especialmente calificadas por su experiencia o por sus conocimientos técnicos, artísticos o científicos y que en muchos casos son el soporte jurídico y determinante en un proceso.

“El conocimiento no es una vasija que se llena, sino un fuego que se enciende”. Plutarco

¿Quieres tener la versión de impresión?

Descargala AQUÍ

Recuerda visitar mi canal de YOUTUBE

También me puedes encontrar en FACEBOOK y en Instagram INSTAGRAM

Para leer más artículos haz click AQUÍ

Puedes leer mi biografía haciendo click AQUÍ y si quieres contactarme hazlo a través de este LINK

Language